viernes, noviembre 24, 2017
Home > NOTICIAS > MILLONARIOS > JUGADORES > CARTA ABIERTA A MAYER ANDRES CANDELO

CARTA ABIERTA A MAYER ANDRES CANDELO

Como no darle las gracias a usted Mayer Candelo si en 32 años de ir al estadio, he sido testigo de buen y mal fútbol, de goles, golazos y autogoles, de jugadores zurdos, derechos y ambidiestros, de jugadores buenos, malos, troncos y troncazos, de buenos y malos cabeceadores, de grandes cobradores de tiros libres, de grandes nóminas y de jugadores de inferiores asumiendo con pundonor los errores de directivos mediocres, de jugadores sindicalistas y hasta modelos vestidos de futbolistas pero todos están lejos de lo que usted representa Mayer Andrés Candelo García para Millonarios y su hinchada.
Usted siempre fue diferente, se vistió de azul en el 2002 con la #4, en la época del arroz con huevo, cuando no había un solo peso y usted dotaba a las inferiores con algo tan sencillo como guayos. Su primer gol con el azul sería de penal, una tarde de domingo en Medellín, ante Nacional para un 1-1, esa tarde me hizo muy feliz. Y como no agradecerle si el Deportivo Cali, el club de sus amores, lo quiso contratar y usted decidió quedarse para afrontar el 2003 con la sola intención de sacar campeón a, como usted lo llama "el más grande de Colombia" y después de un gran torneo junto a Burgues y Julián Téllez, Millos ilusionó gracias a su fútbol que ya jugaba con el #17 en su espalda y que se reflejaba en sus pases gol, en los túneles, los ochos, las gambetas, en los golazos que le marcó al América, al Cali, al Bucaramanga, al Pasto, al Tolima y al Junior hasta ese maldito partido contra Centauros, donde desperdicio ese penal y esa hinchada que se jacta de alentar incondicionalmente, comenzó a putearlo e insultarlo más de lo que lo habían hecho contra cualquier jugador rival y terminó saliendo por la puerta de atrás gracias a un periodista que aseguró botar, pisar y hasta escupir la camiseta, cosa que nunca sucedió pero que al menos 7.000.000 millones de hinchas han asegurado ser testigo de ese nefasto momento.
Y me referiré a famoso suceso de la camiseta: Mayer después de ser sustituido, es abucheado por toda la tribuna occidental y él cabizbajo va ingresando al camerino pegado a la malla de occidental norte y es increpado por varios hinchas y uno de ellos le grita desaforadamente ladrón y le pide quitarse la camiseta y dársela a la hinchada como dice aquel famoso canto. Y Mayer en su putería, se la quitó y se la lanzó, pero la camiseta se estrelló contra la malla y la camiseta cayó al piso al mismo tiempo que Mayer iracundo y desilusionado ni se inmutó en alzarla, simplemente siguió su retirada sin mirar atrás. Y usted Mayer, desde ese instante, se transformó para casi la gran mayoría, en el enemigo más odiado por la hinchada embajadora, más que Jorge Franco, Los Notables, el "cheque" García y Juan Carlos López, más que Oscar Julián Ruiz o todo lo que puede representar el verde para muchos.
Y a pesar de todo usted siempre quiso volver, para tomarse revancha y para sacar a Millonarios campeón. En el 2009 se ofreció a volver a Millos, para dar una mano, pero García, accionista y DT, se negó, tal vez para no ensuciar más su imagen por contratar al más odiado de todos y prefirió contratar a un tal Marinelli. Y llegó el 2011 y un nuevo aire a la institución y usted se volvió a vestir de azul. Fue resistido por muchos y tan solo unos pocos teníamos fe en usted y aunque era cauto en sus declaraciones siempre terminaba diciendo que su sueño y su regreso eran para darle a Millonarios la anhelada estrella 14. Y así, el más odiado de todos los jugadores en la historia del club embajador, transformó en 2 años, putazos por escuchar su nombre coreado por miles, transformó abucheos por aplausos, pasó de ver 40.000 almas insultantes a ver 40.000 almas rendidas y agradecidas a sus pies aquella noche del 16 de diciembre del 2012. Y como no agradecerle si con usted, olvidamos 24 años de tristezas y fracasos, quebramos algunos ítems que nos trasnochaban como hinchada, como volverle a ganar al Caldas en el Campin 11 años después, a Nacional en Medellín 16 años después, al Junior después de 9 años en Barranquilla, al Envigado en el Parque Estadio y al mismo Huila, eterno karma albiazul…..
Y como no agradecerle si  volvimos a ser líderes tras su regreso después de 6 años, fue en abril del 2011 por el torneo Apertura, en Pereira, con 9 hombres para ganar 1-2; y nos regaló ese desparpajo de penal ante Pezutti en El Campín; y con usted volvimos a clasificar a la siguiente ronda 4 años después y con un golazo suyo vencimos al Caldas por cuartos de final después de 11 años y nos puso en semifinales pero, el sueño terminaría en el estadio de Techo. Y en el Clausura 2011 le marcaba nuevamente al Cali, en El Campín, como en el 2003 para acallar bocas. Y el 13 de octubre, de su mano, Millonarios clasificaba a una final, esta vez por Copa Colombia. Y en Tunja, Robayo abriría el sueño para luego, en Bogotá sellar la ilusión, pero, muchos revivimos aquella noche del 2003, porque usted volvía a desperdiciar un penal decisivo, en el mismo arco, al mismo palo y muchas voces nuevamente soltaron sus improperios, hinchada nerviosa y mal agradecida que estallaría 10 minutos después en lágrimas, vítores y abrazos tras el golazo que su zurda nos regalaba…. Y como no agradecerle si de sus pies, conseguíamos la Copa Colombia por tercera vez en nuestra historia y tras 10 años de no celebrar absolutamente nada y además, volveríamos a un torneo internacional 5 años después.
Y como no agradecerle a usted Mayer, si esa alegría se extendería al obligar al América a jugar la promoción. Y quién no recuerda aquel 3-0 al Junior por semifinales de liga con un golazo de tiro libre salido de sus pies en el arco sur, pero el sueño y el romance terminarían una noche de Barranquilla cuatro días después, donde, tras la remontada del Junior y desde los 12 pasos, usted y en su “sana costumbre” desperdiciaba y quedábamos afuera de la final, otra vez se convertiría en blanco de los improperios de una hinchada herida y mal agradecida. Y se veía venir en el ambiente que el 2012 sería el año de Millonarios, pero fracasaríamos sorpresivamente en el Apertura y nuevamente, usted sería el objetivo de insultos y putazos. En el Clausura nos regaló ese golazo al minuto 91 en el clásico para el 2-1 final, y en un gran gesto, usted le cedió la capitanía a Pedro Franco en el Santiago Bernabéu, como 50 años atrás, cuando el defensa central Francisco "Cobo" Zuluaga, sería el encargado de intercambiar banderines ante el Real Madrid. Y todos nos repusimos del famoso 8-0 en contra, del papelón mundial para salir campeones en diciembre, tras 24 años de ayuno. Y de su mano, también soñamos con disputar la final de la Copa Suramericana pero un tigre nos sorprendió y quedamos eliminados en la semifinal con sabor amargo, 15 días antes de aquella noche de gloria. Y como no agradecerle si, en esos 24 años pasaron cerca de 250 jugadores, 34 torneos sin celebrar y solo con usted Mayer Andrés Candelo como generador de fútbol, volvimos a gritar CAMPEONES, en diciembre como es nuestra sana costumbre.
Y como no agradecerle, si usted definió a la hinchada albiazul como ningún otro: "La hinchada de Millonarios es como mirar el mar, uno la mira y nunca termina"
Por eso y por el fútbol que aún nos regala y por vestirse de azul y blanco y respetar esta camiseta, solo le puedo decir ETERNAMENTE GRACIAS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *