LOS TRIUNFOS ALIMENTAN Y AYUDAN A CORREGIR ERRORES: RUSSO

 Miguel Ángel Russo analizó el primer triunfo de Millonarios en condición de local luego de 15 fechas disputadas. El estratega argentino se mostró conforme con el desempeño de su equipo, pero enfatizó en que deben seguir mejorando. 

“Lo mejor es haber ganado de local, ahora habrá que recuperarse, es muy duro Millonarios. Tenemos la necesidad de jugar bien; contento porque hemos ganado de local y a ellos (los jugadores) les hacia falta”. 

EL BALANCE DE LA ROTACIÓN 

 “Tenemos que buscarla, repitió Carrillo y no sé si lo tenga el domingo; Ovelar y Juan Camilo y los tuvimos que cuidar. Son necesidades que tenemos, evalúo para arriba, para abajo y todos los que vienen jugando y no tienen un tiempo de descanso les cuesta”.

“Creo que por momentos el equipo jugó muy bien, pudo haber definido, pero no tiene la tranquilidad para hacer el gol. En Millonarios te agarran esos momentos de confusión y nervios donde hay que tranquilizarse y buscar otra vez”. 

LA FALTA DE EVOLUCIÓN EN EL JUEGO 

 “Cuando juegas tan seguido es muy difícil el rendimiento, mas para nosotros que venimos muy cargados, a cantidad de partidos los rendimientos indudablemente bajan. Es muy difícil cuando juegas y prácticamente no tienes descanso evaluar los rendimientos”. 

LA DIFICULTAD DE JUGAR EN EL CAMPÍN 

 “Millonarios no es fácil. El murmullo de El Campín es paralizante, ustedes no tienen idea, especialmente con los más jóvenes. Tenemos metas de estar arriba pero también de formar jóvenes”.

 “Hablamos mucho con todos los chicos de la necesidad que tienen de superarse, porque lo que les va a pasar le pasa a todo jugador de fútbol. Estoy convencido que buscamos gente joven de mente fuerte”. 

 “Para jugar en este club hay que tener mucha fuerza mental. Los vuelvo a poner porque confío en ellos, es un trabajo de hormigas que hacemos junto con el fútbol base”. 

El próximo Domingo Millonarios visitará a Envigado en El Parque Estadio Sur. El conjunto embajador deberá sumar los tres puntos para seguir prendido en la pelea por la clasificación al grupo de los ocho.