El 20 de febrero de 1977 en Cali, Valle del Cauca, nacía una de las figuras de más relevancia para el fútbol colombiano. Un prodigioso volante 10 llegaba para hacer parte de una tripulación vinculada a uno de los deportes más tradicionales de Colombia.

Muchos capítulos para contar y escribir acerca de su carrera profesional, pero ninguno supera su historia con Millonarios. El talentoso zurdo Mayer Candelo tuvo dos etapas con el equipo embajador; la  primera en 2002-2003 y la segunda 2011-2015.

En 2003 se marchó bajo la mirada acusadora y poco cordial de gran parte de la hinchada, pero en especial de la prensa bogotana. A pesar de su talento con la pelota Mayer era imcomprendido y su rebeldía llevaba al límite su relación con la gente vinculada al club.

Su retorno en 2011 inició el camino para quedar en la historia y el corazón del club azul. Ese año y con la confianza de Richard Páez, asumió el mando de un barco pintado de azul y blanco que tenía como destino recuperar la gloria y ser de nuevo protagonista en Colombia. Mayer más maduro y con una visión diferente de la vida y el fútbol, empezaba el comando de una tripulación gloriosa.

LA COPA COLOMBIA

En la noche del 27 de octubre de 2011 la nave llegó al primero de sus puertos. Millos conocía de nuevo la gloria, diez años tuvieron que pasar para que los fanáticos del club pudieran disfrutar de un nuevo título, luego de la Copa Merconorte alcanzada en 2001.

Ese noche la magia Mayer, la magia del 10, apareció en el momento que más se necesitaba; la zurda fenomenal anotaba el gol del título de la Copa Colombia al minuto 84 y el estadio Nemesio Camacho El Campín reventaba en medio del júbilo azul. Millonarios derrotaba a un valiente Boyacá Chicó, Candelo a pesar de las criticas y la resistencia de muchos, llevaba al cuadro embajador a la conquista de un nuevo título; la historia del embajador se seguía escribiendo.

Mayer no se conformó y siguió su travesía hacía la conquista de un nuevo campeonato, su capitanía era símbolo de admiración por parte de los tripulantes de aquel navío al cual respaldaban millones de personas, las mismas que pudieron celebrar la anhelada estrella 14 el 16 de diciembre de 2012. En una tarde hermosa y epica, Millonarios bailaba al ritmo de la agrupación Casanova; Candelo y su banda estaban decididos a quedar en la historia.

LAESTRELLA 14 

La copa símbolo de la estrella 14 estaba en manos de Mayer Candelo, lágrimas, risas y sonrisas, se confundían en El Campín; todo era felicidad, la obra estaba terminada. Millonarios se coronaba campeón del fútbol profesional colombiano por décimo cuarta vez en su historia.

El zurdo cumplía su promesa de dar alegría a quienes tanto lo necesitaban. Después de tanto trasegar por el fútbol Mayer reafirmó la grandeza de la hinchada azul, porque para Candelo “La hinchada de Millonarios es como mirar el mar” un azul profundo y vivo.

Candelo es y será para muchos un capitán que no se olvida de su gente, un genio que siempre estará en el corazón de la hinchada de Millonarios, un ser especial y espacial, un 10 para nunca olvidar.

Por: Jeisson Cárdenas – @JeissonCardG