Home > NOTICIAS > MILLONARIOS LES QUEDÓ GRANDE

MILLONARIOS LES QUEDÓ GRANDE

En el fútbol pueden faltar muchas cosas, pero la actitud y el sentido de pertenencia por la institución no pueden ser negociables. A los directivos y gran parte del plantel profesional, se les olvido (o no les enseñaron) lo que realmente es Millonarios de Bogotá.

El verso de los directivos caducó hace mucho rato. Su proyecto deportivo no es futurista y sus intenciones de convertir a Millonarios de nuevo en un gigante, están lejos de hacerse realidad.

Serpa y su junta directiva pretenden hacer la casa sin fundir las bases, (estadio antes que nuevos hinchas, futbol base y proyecto deportivo serio). Ir al estadio en familia es casi una utopía, y poco tiene que ver con la violencia en los estadios. La boletería de Millonarios es la más cara del país, y en un solo juego, una familia de cuatro personas, se puede gastar medio salario mínimo.

Algo que valdría la pena si el proyecto deportivo y la idea de juego del equipo estuviese ligada a la historia del club. Si los cambios de timonel y la llegada de jugadores tuvieran el sentido y lógica necesarios, para devolver la embolatada grandeza de Millonarios.

De Lillo a Lunari, de Lunari a Israel, de Israel a Cocca, de Cocca a Russo y de Russo a Pinto. Ninguno de ellos promulga una idea de juego parecida, ninguno de ellos, salvo el actual director técnico, están ligados a la verdadera identidad de Millonarios. Pinto, a pesar de sus errores, es el único de todos ellos, que conoce realmente lo que es este club, lo que su hinchada demanda y lo que significa defender estos colores.

Pinto es entonces el único y verdadero acierto de los directivos en ese cargo. Sin embargo; equivocaron el camino una vez más, porque por muy bueno que sea Pinto, necesita de materia prima (jugadores)… Gente a la que la camiseta no les quede grande, a la que por convicción les duela perder un partido, recibir un gol y por supuesto una eliminación.

Millonarios necesita jugadores que entiendan al hincha, que se acerquen a ellos y les den alegrías y esperanza, en medio de tanta cosa que a diario les carcome de a poco su tranquilidad.

Millos no puede permitir, que la banda de capitán la lleve cualquiera, Millos no puede permitir que los jugadores maltraten a sus hinchas (clientes), Millos se debe a su gente, a la gente que lo salvo de desaparecer, a la gente que deja todo por seguirlo en todas partes, a la gente que arriesga su integridad y su vida por seguirlo en otras canchas, a la gente que se priva de algunos lujos o gustos, para abonarse y acompañar fecha tras fecha.

Millos se debe a sus ídolos, a aquellos que escribieron las grandes páginas del club; por eso no se entiende como en muchos casos les niegan una boleta para ingresar a ver lo que queda de Millonarios.

Quizá lo hacen por vergüenza, porque en el fondo los directivos entienden que su negocio, nada tiene que ver con la historia de Millonarios. A los jugadores y directivos les quedó grande la camiseta, la historia y la tradición embajadora.

@JeissonCardG – Jeisson Cárdenas Gaitán