Millonarios y Santa Fe igualaron sin goles en el primer clásico del año, correspondiente a la segunda fecha de la Liga Águila. El clásico es un duelo que todos los hinchas quieren ganar, pero no hay que engañarse, los dos equipos venían de ganar en la primera fecha, es apenas la segunda jornada, entonces si bien era importante conseguir los tres puntos, lo primordial era no perder con el eterno rival, y por eso ninguno arriesgó de mas, las defensas se muestran sólidas y fue poco lo que se produjo en ataque.
Duelo con sabor uruguayo
Ambos técnicos son dignos exponentes del fútbol uruguayo, por eso no se puede hablar de falta de garra en ninguno de los equipos, pero eso sí, primaron los resguardos defensivos que las sorpresas en ataque. Rubén Israel está terminando de armar su equipo, mientras Gerardo Pelusso, tiene más la mente en la Copa Libertadores, aunque no se podía dar el lujo de volver a caer en el clásico, por eso puso al equipo titular y fue Santa Fe el que tuvo la iniciativa, pero Millonarios le cerró bien todos los caminos y con salidas rápidas llevo algo de zozobra al arco de Robinson Zapata.
Duelo por la punta
Tanto Millonarios y Santa Fe abren bien el terreno de juego para atacar por las puntas. En la
primera parte, ‘Los embajadores’ trataron de utilizar la punta derecha para atacar con la presencia de Maxi Núñez, Jonathan Estrada y Lewis Ochoa, pero los centros que se lograron lanzar fueron bien despejados por la defensa cardenal; pero por esa punta, ‘El Expreso Rojo’ también trató de desequilibrar con Leyvin Balanta, Luis Manuel Seijas y Jonathan Gómez cuando se tiraba a ese sector, así llegó el único remate de los locales en la primera parte, después del despeje de Cadavid, el balón le cayó a Gómez, que sacó un débil disparo sin problemas para Vikonis.
En la segunda parte, Maxi Núñez se tiró a la zona izquierda y Balanta tuvo más libertad, lo que propinó varios ataques de los hombres de Pelusso, al minuto 9 el lateral izquierdo se juntó con Ibargüen, y de no ser por el regreso a tiempo de Rojas, se habría podido crear una situación de riesgo en el área azul. Al 22’, Balanta pudo enviar un centro que Anchico logró cabecear, aunque se encontraba en fuera de lugar.
Duelo Rangel vs Mina
Michael Rangel fue un obrero para Millonarios durante los 90 minutos, se cansó de batallar con Yerry Mina, uno de los defensores de talla internacional que tiene Colombia. Debido a que era difícil que le llegaran balones al corazón del área por el buen trabajo del zaguero cardenal, el 9 embajador, tenía que bajar tratando de llevarse consigo al defensor central para crear espacios y servir de pivot, lo consiguió al minuto 13 de la segunda parte, cuando pudo bajar un balón enviado por Ochoa desde el sector derecho, al que no alcanzó a llegar Jonathan Estrada, y al 35’ fue la pareja ideal para la pared que propuso Yulian Mejía, pero la oportuna reacción de Zapata impidió que el volante azul concretara. 
Rangel fue importante en las pelotas quietas del local, apareciendo siempre en el primer palo para despejar, y ayudo a cortar juego en el medio campo, tanto así que se ganó una amarilla por pegar de más.
Jonathan Gómez contra la defensa azul
El volante argentino, se cansó de pelear contra los defensores embajadores, el buen trabajo de Carrascal y Robayo no le permitieron tener la libertad que el ex Pasto desea para desarrollar su fútbol, sin embargo no se cansó de batallar por todos los sectores del frente de ataque del expreso, e hizo amonestar a Andrés Cadavid y a Déiver Machado.
Henry Rojas frente a los volantes rojos
Su aporte en defensa y en ataque es fundamental para el trabajo táctico que pretende Rubén Israel. En la primera etapa, por el sector izquierdo, le ayudó a Machado para clausurar el sector izquierdo embajador, y siempre estuvo presto en la media cancha para asociarse con sus compañeros y llegar a posición de remate, no en vano fue él, quien tuvo la primera oportunidad de gol del juego al minuto 29, Estrada no dejó ir un pelotazo de Machado, el balón quedó en zona de rebote y Rojas llegó desde atrás para rematar y el esférico se fue muy cerca del poste izquierdo de ‘rufai’.
En la segunda etapa le ayudó a Ochoa por el sector derecho, y también tuvo otra posibilidad de anotar, cuando recogió un rebote al minuto 11, sacó un disparo de larga distancia que encontró atento a Zapata, que no dejó celebrar al volante tolimense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 5 =