Home > NOTICIAS > MILLONARIOS HOY > DE ESPALDAS AL FÚTBOL

DE ESPALDAS AL FÚTBOL

Vergonzosa y triste imagen la ofrecida por Millonarios en su visita al estadio Metropolitano de Techo. Los embajadores fueron incapaces de mostrar algo más que una pésima y lamentable imagen ante un equipo ubicado en los puestos bajos de la tabla y candidato por ahora al descenso.
Los jugadores embajadores parecen obstinados en seguir esa línea de regalar los primeros 45 minutos cada vez que salen de El Campín, dando a entender que jugar de visitante no es lo de ellos. No les podemos criticar a los jugadores su falta de actitud pero si de mostrar un juego insulso, sin peligro ni efectividad. Una vez más, la delantera con la pólvora mojada, la defensa tras la lesión de Lewis y la improvisación del “ídolo del pueblo” como lateral erró en los goles rivales y los volantes ni estuvieron ni quisieron estar a la altura del compromiso que los (nos) ubicaba e lo más alto de la tabla.
Fortaleza FC salió fuerte, incisivo, con ganas de llevarse los tres puntos. Las primeras ocasiones de peligro las aportó el conjunto local, en los pies de un jovencito de 20 años que una y otra vez puso en serios apuros a la defensa y al portero azul.
Los dirigidos por Nilton Bernal protagonizaron el rol de directores del film, manejando el partido a su antojo y haciendo daño cuando lo creían oportuno. No llegaban con exceso peligro, pero sí de manera continuada; y tanto va el cántaro al agua… que al fin se rompe y Salazar de una tarde impecable en su rendimiento puso el 1-0 justo en el marcador. Merecido premio para lo dispuesto sobre el césped por Bernal.
Y antes de terminar la primera mitad, Millonarios se vió impotente ante el despliegue táctico de los locales; sin control del balón y con un juego insulso, los de Israel se vieron superados sin mayores esfuerzos por el Fortaleza y al 41´conseguirían el 2-0.
Para la segunda mitad, la hinchada esperaba la arremetida embajadora pero, lejos de ello, el debacle embajador fue a más. Sólo unos minutos de reacción y nada más.
A partir de ese momento, Millonarios intentó hundir el pie en el acelerador dando mayores espacios a los jugadores de Fortaleza y generando ¿ataques? infructuosamente y sin ningún peligro. A eso debemos sumar que los cambios no surtieron ningún efecto.
Y ahora bien, la conclusión es que duele más la pésima imagen mostrada que la derrota en sí, se generaron más dudas que certezas y justamente ahora de cara a afrontar la recta final de torneo.
Y ante los vientos… la tempestades llegan: y todos piden la salida de Rubén Israel, como cuando exigieron la salida de Ricardo Lunari tras el 5-1 que nos propinó el Deportivo Cali y par de meses después lo coreaban y endiosaban por eliminar a SF en la última fecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + ocho =