FOTO: HÉCTOR FABIO ZAMORA/EL TIEMPO
La afición azul, impotente y ansiosa por la falta de los resultados mostraba desde el primer momento del compromiso su inconformismo hacia el equipo. Sin embargo, la esperanza de ver un Millonarios aguerrido y en busca de la victoria era latente en algunos, luego del comunicado oficial del Club donde la junta directiva y jugadores respaldaban a Israel como director técnico de Millonarios y de alguna manera, se comprometían a mostrar cambios en el proceso deportivo. El juez Luis Trujillo dio el pitazo inicial. El onceno capitalino estaba más ordenado, con mayor volumen ofensivo, pero sin la fórmula de gol. Macalister Silva, Harrison Henao, Dairon Asprilla y el argentino Gutiérrez tiraron al arco, pero la anotación para el local nunca llegó. El viejo adagio se hizo realidad en el Campin: “El que no los hace, los ve hacer” y fue al min. 30 que el bogotano Darío Rodríguez encontró el gol que abrió el marcador para los “leopardos”.  
Ya para el segundo tiempo las cosas fueron de mal en peor. El ingreso de Ayron del Valle, Óscar Barreto y Johnatan Estrada fueron irrelevantes, no cambiaron el panorama gris y de hecho la incapacidad y falta de solidez se hicieron aún más evidentes. Millonarios perdía una vez más y la bomba de tiempo explotó. Varios hinchas de Millonarios invadieron la cancha y el caos se apodero del Campin. Jugadores, agentes de la policía nacional y también hinchas resultaron heridos, en una trifulca imposible de detener. Finalmente, la policía y logística lograron meter a todo el equipo en el camerino, lugar del que no salieron luego de varias horas. Luego del problema el portero uruguayo, Nicolás Vikonis, habló para Win Sports sobre lo sucedido:
 La invasión al campo:  
“Es un momento de mucha tristeza y dolor. Hay preocupación, que sumado al mal momento deportivo, se junta una situación que siempre es indeseable. Lo que queda es afrontarlo con la firmeza y el espíritu y tratar de salir de este momento deportivo malo”.
Responsabilidades:
“Acá la responsabilidad tiene que ver con Millonarios. En varios lados vi y escuché que yo estaba diciendo que aquí no pasaba nada, pasan muchas cosas y en todos los órdenes. El ‘mea culpa’ empieza por los jugadores, por el cuerpo técnico y también por los directivos. Porque esa es otra: los jugadores no tuvimos que ver con la ratificación de Israel y también nos toca que se diga que somos nosotros los que mandamos en el club y nada más somos empleados que tratamos de dar lo mejor. 
Como manejar la situación y continuar el camino:
“ De mi parte en la vida todo me costó muchísimo. Me gusta enfrentar retos y aunque es un momento caótico y difícil quiero hacer parte de la solución. Lo que estábamos hablando ahora era precisamente que debemos mantener la calma entre nosotros mismos, había gente impactada por la situación que se dio, entonces básicamente lo que hablamos internamente entre nosotros los jugadores, trasmitirle tranquilidad a la familia u amigos que afortunadamente a nadie le pasó nada, Dios es grande y no se dio que hubiera una desgracia mayor”.
Sobre la continuidad de Israel:
"No hablamos con el ‘profe’ Israel. De mi parte les digo que nosotros no definimos que los técnicos lleguen, ni que se vayan ni tenemos injerencia en las decisiones de los directivos. Es otro de los malentendidos en los últimos días".
Con este negativo resultado, Millonarios ocupa la casilla 14 con 8 puntos. La próxima cita será frente a Fortaleza, este sábado, a las 7:45 de la noche, en el Campin. En las próximas horas el Club se pronunciaría por los incidentes sucedidos hoy, en el partido Vs Bucaramanga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cuatro =