Foto: Laura Morales 
A inicios de 2010, Millonarios contrataba a Luis Delgado que venía de atajar en el Real Cartagena, llegaba para ser el segundo portero del equipo ya que el dueño del arco era el uruguayo Juan Obelar pero tras el bajo nivel del extranjero, y la llegada a mitad de año del venezolano Richard Páez a la dirección técnica, el joven arquero santandereano se adueñó de la titular desde septiembre y demostraba partido a partido que era un arquero con condiciones y que solo debía acoplarse a la presión de un equipo grande.
Millonarios por la irregular campaña durante todo el año, quedaba a muy pocos puntos de la promoción y el riesgo latente del descenso. Su primera gran presentación con el equipo fue el 12 de septiembre en el clásico capitalino donde gracias a él, Millonarios no cayó ante el que era el líder sólido del torneo y conseguía un importantísimo 0-0 que lo mantenía con 119 puntos, los mismos que el América y tan solo, uno por encima del Envigado con 118 que hasta ese momento, disputaba la promoción.
Ocho días después y pese a que Delgado sacó 12 opciones claras de gol de Santa Fe, Millonarios caía 2-0 y quedaba con los mismos 119 puntos que el Envigado y a tan solo 5 del Cortulua en la tabla del descenso. El siguiente partido sería decisivo en la lucha por no caer en la promoción y mucho menos, ver más de cerca el descenso directo.
América llegaba al Campín con 122 puntos y Millonarios se veía obligado a conseguir su segunda victoria del torneo. La figura de Delgado esa noche fue inmensa al atajar al menos 8 opciones de gol escarlatas incluyendo un penal al argentino Gabriel Fernández en el arco sur. Esa atajada envalentonó al equipo que terminaría consiguiendo una valiosa victoria 2-0 que le permitió igualar en puntaje al equipo caleño. En las siguientes fechas, el santandereano sería fundamental en las victorias a domicilio ante el Cortulúa y Envigado, alejando la amenaza definitiva de la promoción.
En el 2011 Richard Páez prefiere darle la confianza a Nelson Ramos y Delgado se ve relegado a atajar en la Copa Colombia, sería el arquero titular cumpliendo grandes jornadas y dejaría al equipo clasificado para la final ya que por injusta decisión de Páez, Ramos sería el portero de ambas finales. Pero lo más destacado de ese año sería lo ocurrido en la fecha 17 del torneo regular cuando Millonarios recibía a Santa Fe y necesitaba de un punto para clasificarse a los play offs del Apertura.
Delgado no solo salvaría en más de una oportunidad opciones claras de Sergio Galván y de Luis Seijas para aumentar el 0-1 en contra, sino que, al minuto 91 cuando se da un tiro de esquina a favor de Millonarios, se animó a subir y se sembró en el borde del área donde cazó un balón que de media volea envió al arco cardenal y que Rafael Robayo terminaría de embocar en toda la línea de gol. Delgado sería nuevamente el héroe embajador a pesar de deambular más en el banco de suplentes que en la titular.
El 2012 quedará en la memoria por la consecución de la estrella 14 y donde Lucho sería el gran artífice aquella noche del 16 de diciembre cuando convirtió el penal de su serie y atajaría el penalti decisivo en el arco sur, una noche que resarciría la triste tarde del 26 de septiembre cuando recibimos esa inesperada goleada en su regreso al arco embajador. Pero su primer gran aporte en aquel título fue ese gol anímico en la derrota ante el Junior por la primera fecha del cuadrangular semifinal 2-1 en el que anotó de tiro libre, venciendo a Alexis Viera en el mismísimo estadio Metropolitano.
Una hazaña que repetiría el miércoles 19 de febrero de 2014 al convertir el empate ante el Once Caldas en el estadio El Campín. Al minuto 40 se pita una falta a 30 metros del arco norte y Delgado cruza el campo de juego y pide el balón, su soberbio cobro se anidó en el ángulo superior izquierdo del portero ex millonario José Cuadrado.
Y no conforme con ese gol, tan solo 11 días después, vuelve y se anima a cobrar un tiro libre, esta vez ante el Independiente Santa Fe y otra vez, un ex millonario defendiendo el arco rival. Corría el minuto 80 y el clásico se enfrascaba en un tedioso empate y Delgado esta vez con un buzo gris pide el balón y envía el balón al fondo de la red del arco sur.
Por eso, ese arco sur debe llamarse a partir de hoy y como homenaje y regalo de cumpleaños al portero tal vez, con más gestas en toda la historia de Millonarios. Feliz Cumpleaños Luis Enrique Delgado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − nueve =