Millos hizo su arribo a la ciudad de los parques con la necesidad imperiosa de ganar. Se encontró con un gran rival como los leopardos y terminaron brindando un muy buen partido con opciones y unos goles fenomenales.
En el primer tiempo fue el local quien se fue adelante con un golazo del gran jugador 10 John Pérez. Millos quedó confundido unos minutos, pero después tomó el control de las acciones y empezó a acercarse con un cabezazo de Ayron y medias distancias de Mosquera y Rojas. Antes de finalizar la primera etapa fue el mismo Harold Santiago el que, con una soberbia definición de globito, emparejó las acciones.
En el segundo tiempo el nivel no fue inferior.  El constante ida y vuelta hizo la delicia para la retina de los espectadores. El Bucaramanga, sabiendo del poderío de su número 10, lo intento varias veces desde afuera pero siempre estuvo la atenta reacción del arquero Vikonis.
Lo más importante siempre serán los goles y esta noche había reservados un par de lujos más. El embajador, al igual que el local, también tuvo muy buenas armas de media distancia y en una gran acción colectiva donde triangulan varios jugadores, el señor Henry Rojas demostró que su gran momento no es un espejismo y al borde del área desenfundó un latigazo que se incrustó en el fondo del arco ‘bucaro’. Rojas empezó a darle forma al triunfo azul.
A los pocos minutos ingresó Riascos y Ayron del Valle le preciso un centro al gran Riascos que terminó de adornar la noche y selló el primer triunfo como visitante embajador con un magistral taquito sobre la marcha que deja sin ninguna opción al arquero local.
Gran triunfo, los primeros tres puntos a domicilio, ahora a mantener la racha, seguir ganando, alzar la moral de la hinchada y callar críticas. Grande Millos, vamos por el todo que esto apenas comienza y siempre tiene revanchas.