Desde el norte del departamento antioqueño, mas exactamente, Santa Rosa De Osos, llegó a principios de 2019 para ser uno de los llamados a destacarse en el buen semestre de Millonarios, llegando a ser titulado como el mejor refuerzo de Jorge Luis Pinto.

Nació el 18 de abril de 1996, con herencia futbolística y de consanguinidad talentosa, es uno de los antioqueños que se ha ganado a pulso y mucho trabajo, un espacio en el equipo embajador y, sobre todo, en el corazón de toda la familia albi-azul.

El crecimiento deportivo de Felipe Jaramillo ha sido de admirar en cada partido jugado, por su pundonor en la cancha, su entrega y su estilo de juego, es apodado como el ‘vikingo’, sobrenombre que refleja e identifica al antioqueño de la A, a la Z.

Inicio su carrera deportiva en Atlético Nacional, en el año 2010 el reconocido Norberto Peluffo acerco al 15 embajador al verde antioqueño, allí duro hasta 2015, fue uno de los juveniles mas destacados y por su desempeño, obtuvo la oportunidad de irse a probar al sur del continente, Argentina le abrió las puertas a Felipe.

Foto: Laura Morales

El ‘vikingo’ se probo unos meses en Gimnasia y Esgrima de la Plata, el volante derrocho pinceladas de buen fútbol y su desempeño gusto en el país gaucho, pero la suerte no le sonrió y su contratación no se pudo llevar a la realidad. El resto del año que paso allí, hizo parte de las reservas en Defensores de Cambaceres.

Jaramillo arribó nuevamente al país cafetero, el jugador llegó nuevamente a su tierra natal, inició su carrera profesional en Leones F.C., el equipo felino hacia parte de la segunda división del fútbol colombiano, este se destaco con su tenacidad para jugar hasta llegar a ser el capitán de la institución antioqueña. Todo el trabajo seria recompensado con la obtención del ascenso a primera división, en 2017 disputo un total de 37 partidos, consiguiendo dos goles, uno por Copa Águila y otro por el Torneo Águila.

Al siguiente año debuto en primera división, el ‘vikingo’ era el capitán y referente de Leones, aunque la temporada no fue la mejor, puesto que el equipo volvió descender, Felipe asombro al fútbol cafetero y varios equipos quisieron que el jugador hiciera parte de ellos para la siguiente temporada. En 2018 jugó un total de 40 compromisos en los cuales consiguió un gol por Copa.

El 2019 fue y es el año del ‘vikingo’, el enero del presente año, Jaramillo fue presentado como refuerzo de Millonarios, el técnico santandereano aposto por el antioqueño y este no lo ha defraudado, por coincidencias de la vida y del fútbol, Jorge Luis Pinto también dirigió a Jesús Jaramillo, padre de Felipe, el progenitor del buen volante fue guardameta del ‘embajador’ en los años 80.

Foto: Laura Morales

El paisa se ha ganado el rotulo de ser el bastión del medio campo millonario, su entrega y sacrificio le han permitido ser uno de los mas aplaudidos en 2019, por ende, ha sido de los mas regulares con Pinto, ha disputado 1333 minutos en Liga Águila, anoto su primer gol como embajador frente al Junior y es ese cambio generacional que le hace bien a la institución.

Felipe Jaramillo Velásquez, está llamado a ser una de las figuras a futuro en el rentado colombiano, a destacarse con Millonarios y poder ocupar un puesto en la selección nacional, pensando en el mundial de 2022.

Por: Alejandro Archila (Twitter: @archiperiodista)