SÍNDROME DEL CAMPEÓN

 

El actual campeón del fútbol colombiano, quedó por fuera el pasado domingo, de los cuartos de final de la Liga, pese a que en la última fecha, hasta el empate le servía para meterse entre los ocho, pero no fue contundente. Además en la penúltima fecha, se le dieron varios resultados que alimentaban una esperanza, la cual se esfumó al final. Eso de ver las finales por televisión, no acontecía desde el Clausura 2015. Y es que a partir de 2016, el equipo ingresó a las instancias finales de manera continua (cuatro clasificaciones al hilo), igualando la seguidilla que tuvo entre el Finalización 2012 y el Apertura 2014.

A continuación, algunas explicaciones de la eliminación del equipo:

–    Faltó jerarquía:

Para ser un equipo grande y el reinante rey de Colombia, Millos no tuvo actitud ni contundencia en la mayoría de partidos. Algunos los ganó por la mínima diferencia, sufriendo y pidiendo tiempo.

–    Mala suerte:

En total fueron 5 puntos que se escaparon al final de los partidos (Alianza y Jaguares en Bogotá, Leones en Itaguí). Con esas unidades, hubiera entrado sobrado a las instancias finales.

–    Ausencia de Miguel Ángel Russo:

El adiestrador argentino sólo dirigió 5 de 19 partidos en Liga, debido a la recuperación que viene adelantando. Si bien Hugo Gottardi, su asistente técnico, hizo lo mejor que pudo, se notó que faltaba la estrategia del técnico que le dio la estrella 15 a Millonarios.

–    Suplentes limitados:

Con una nómina corta, en la banca no había relevos de categoría que ingresaran a suplir las falencias de algunos titulares.

–    Lesiones frecuentes:

Como en otrora, el tema físico volvió  a pasar factura. Roberto Ovelar, Henry Rojas y Santiago Montoya, fueron las más significativas.

–    Otro delantero:

Fuera de la contratación de Ovelar, quien se unió a Ayron del Valle, faltó  contratar un punta de pergaminos y experiencia. Con la lesión del paraguayo, a del Valle, le tocó muy duro batallar solo arriba.

–    Jugadores en pésimo nivel:

Elíser Quiñones y Christian Huérfano, los ejemplos más palpables.

–    Exceso de confianza:

Si bien son fundamentales, se le dio la oportunidad a muchos juveniles, que aún les falta mucho para la alta competencia.

Esperemos que el equipo levante en la Copa Libertadores, certamen en el cual aún tiene opción de avanzar de fase y pueda hacer olvidar un mal primer semestre. Finalmente se le agradece a Millos por haberse ganado la Liga en el Finalización 2017 y alcanzar la Superliga en 2018, además la entrega y buen nivel en el Apertura de jugadores como Wuilker Faríñez, Andrés Cadavid, Matías de los Santos, Jhon Fredy Duque y Ayron del Valle. Pese a lo anterior, al equipo le pasó, lo del síndrome del campeón.

Datos:

1. De 33 torneos cortos jugados hasta la fecha, Millos se ha clasificado a 16 instancias finales en total.

2. Después de ganar la Liga en torneos semestrales, en la siguiente campaña no pudieron defender el título los siguientes equipos, ya que no accedieron a la recta final. Curiosamente pasó también en 16 oportunidades, el mismo número de veces que Millos ingresó entre los ocho. !Eso del síndrome del campeón, es contagioso!

Apertura 2003 Medellín
Finalización 2003 Caldas
Apertura 2004 Tolima
Apertura 2005 Junior
Finalización 2005 Nacional
Apertura 2008 Nacional
Finalización 2008 Chicó
Apertura 2009 América
Finalización 2009 Caldas
Finalización 2010 Junior
Finalización 2011 Nacional
Apertura 2012 Junior
Finalización 2012 Santa Fe
Apertura 2015 Santa Fe
Apertura 2017 Santa Fe
Apertura 2018 Millonarios

Por: José Jaime Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =