Después de unos días agitados en el entorno albiazul, Millonarios vuelve a la victoria y a ganar en una plaza tradicionalmente difícil, donde, de hecho, no se sumaban tres puntos hace once años.

Siempre ha sido característico en la historia de Millos que cuando más apabullado está y la esperanza es mínima, en silencio reacciona y saca algún buen resultado, esta vez no fue la excepción. En un primer tiempo con una alineación que tuvo algunas variantes el primero en avisar fue el Pasto con un tiro de Moreno que controló bien el arquero Sánchez. Después sería un pase de Salazar a Hauche que dispara y el arquero Lozada reacciona oportunamente, y finalmente Cadavid que de cabeza inquietaría, pero el gol no llegó en los primeros 45.

El segundo tiempo fue más luchado, el juego era cerrado y sobre el último cuarto de hora llegan las emociones; Moreno, el más incisivo en el ataque pastuso vuelve y remata el balón se desvía y aunque Sánchez se complica, alcanza a reaccionar y evita la celebración del local.


Al minuto 76 fue la más clara del local cuando Mateo García dispara desde fuera y el balón pega en el travesaño.


La solución estaba en el banco pues después del ingreso de Ayron del Valle por Salazar,  el goleador queda mano a mano con Lozada, el duelo lo gana el arquero argentino de los volcánicos, pero justo tiempo después, exactamente al minuto 81, tras un pase largo de Makcalister, Del Valle obtiene revancha, vuelve a quedar mano a mano pero esta vez supera al arquero local y decreta el único gol del juego y tres pintos vitales para el azul que ahora sube al puesto once y está a cuatro puntos del octavo.


La fe está intacta, aun se puede, vamos Millos querido que este año y siempre volveré a estar contigo.

Por: Jaime García Casas