A pesar del fallecimiento de su padre, Jorge Luis Pinto se mantuvo en la raya durante estos días y el equipo ha retribuido con entrega y victoria semejante compromiso.

De local y visitante sumó los tres puntos y él como buen líder ofrece los respectivos reconocimientos con la claridad que lo caracteriza pues también sabe que hay múltiples aspectos por corregir:

«Estamos contentos por el sacrifico del equipo. El primer tiempo fue muy difícil, Alianza hizo un buen partido y exigió; el primer gol los desbarató un poco y luego el segundo. Nosotros fuimos regulares y constantes en los 90, el esfuerzo de los jugadores de mantener esa línea de producción y el desgaste no es fácil. No es fácil controlar a Torres, Arango y Correa que saben jugar, saben improvisar y no es fácil controlarlos. Todo el mundo ve los goles, yo veo la forma, veo como los marcamos y como sacamos el provecho del partido. El partido dura 90 y mantuvimos un ritmo constante los 90».

El director Técnico santandereano es estricto incluso en sus comentarios y pocas veces se excede en halagos. Esta vez no escatimó palabras y orgulloso de su equipo manifestó:

“Me gusto la actitud y la disposición. En Pasto cometimos errores infantiles como el gol y no hicimos lo que sabemos hacer que es jugar con la pelota. Hoy les dije, vamos a jugar con la pelota. La cancha nos sirve, nos facilita, rompemos la presión del medio campo de Alianza que nos esperó, luego pudimos sacar provecho en especial el primer gol. Eso determino mucho en el partido.

Controlar el ritmo del partido. El primer tiempo fue de tu a tu. Fuimos seguros en defensa, luego nos apoderamos del partido en el segundo tiempo, encontramos el balón, profundizamos, y luego encontramos más espacio que nos facilitó el segundo gol. Hay que hacer un reconocimiento de oficio, de trabajo, de entrega, de orden que tiene el equipo y que nos lleva a estar a acá. Los goles llegan, la defensa es segura y ahí estamos”.

Bien ha dicho el estratega santandereano que la rotación es una estrategia que maneja hace más de 35 años y precisamente fue ese elemento uno de los más decisivos para conseguir el triunfo en tierras petroleras:

«Si. Hemos venido pensando hace días que en Barranca el clima es complejo, que debería traer jugadores descansados. Siento que desgastamos a Alianza los últimos 25 minutos del segundo tiempo y que el equipo tenía más aire para echar mas adelante. En este ritmo de jugar miércoles, domingo los jugadores desgastan y hay que rotar. Hoy jugaron 5 que no habían jugado en Bogotá y eso fue furtivo para el equipo. Derroche de energía, entrega constante y alternamos a Montoya en la parte ofensiva. Encontramos el equipo que queríamos para este partido».

Millonarios disfruta en la cima de la Liga. Bien sabe el elenco embajador que a mitad del torneo no hay que dejar cabo sueltos y mantener la jerarquía en casa siempre será una obligación, por lo que este domingo, frente a Cúcuta, buscará ratificarse como candidato preferido en la finales del FPC.