Home > NOTICIAS > MILLONARIOS HOY > PRETEMPORADA > VOLVIÓ EL AMOR, VOLVIÓ MILLONARIOS

VOLVIÓ EL AMOR, VOLVIÓ MILLONARIOS

En el marco del Torneo ESPN, el conjunto embajador se estrenó igual que su timonel, Alberto Gamero.

Desde tempranas horas de la tarde la afición albiazul llegaba al estadio el Campín para ver al ‘Embajador’, y por supuesto las familias enmarcaban la fiesta de lo que es ahora el Torneo de pretemporada más importante del país. El claro ejemplo fue el récord de asistencia pues 35.081 personas asistieron al ‘coloso de la 57’ para ver la inauguración con Morat, como grupo musical invitado, y el juego Millonarios Vs América de Cali.

Comenzó la era Gamero

El cuadro de la capital salió a la cancha con sus referentes y sus nuevas contrataciones para empezar su camino y la era Gamero. Un partido que pintaba ser bastante entretenido y así fue. Los primeros minutos el balón deambulaba en la mitad de la cancha con una leve ventaja en la posesión por parte de los ‘Diablos rojos’; y por dicha razón, se veía a un Gamero ansioso y conversador con sus jugadores; llamaba a Mackalister, a Hansel e incluso a Pereira que también hacia su debut.

En la cancha estaba el capitán Jhon Duque, que demostró una vez más tener casi tres pulmones para correr de lado a lado mientras que Silva se encargaba del fútbol, y claro. Lo más destacado el regreso a casa del goleador Ayron Del Valle, quien después de su periplo por México llegó a defender una vez más la camiseta de Millonarios con el tradicional 17 a sus espaldas.

Los primeros 45

Tristemente, el primer tiempo fue para la visita, mientras que a Millonarios aún se le notaba incómodo. Tanto así, que Kevin Andrade aprovechó para mandarla a guardar en una desatención en defensa y un error de nuestro siempre Salvador Wuilker Fariñez. El ‘embajador’ caía ante un Campín imponente y en su debut, mientras que ‘el diablo’ parecía hacer la fiesta en Bogotá.

Así, finalizó la primera parte en un partido que tuvo pocas aproximaciones, pero casi todas del América en su primera etapa.

El cierre del juego fue de Millonarios

Se vio la mano del técnico pues Millonarios salió con actitud, garra y con ganas de igualar el marcador. Ayron se conectó más al juego, trayendo a la memoria sus buenas tardes de fintas, regates y combinaciones con el habitualmente claro Mackalister que no paraba de dar indicaciones y buscar maneras de crear juego con Duque, que tampoco paraba de recuperar balones y ahogar la salida del América.

Ospina y Vargas, debutantes en defensa, median perfectamente los tiempos y mostraban lucidez ahogando a un Adrián Ramos que volvía a vestirse de rojo y emocionaba a la afición escarlata con solo tocar el balón. Pero por la férrea presión, fue poco lo que pudo hacer.

Pereira y Duque están acoplándose, buscando una sociedad perfeccionada para dar una mejor salida, mientras que Ortiz las seguía corriendo todas, presionaba arriba al igual que Hansel, que, si bien no tuvo una noche afortunada, las ganas siempre se le vieron.

Y fue precisamente, de ganas, que en un pelotazo el goleador entró al área, enganchó y fue al piso. ¡Penal! dice el árbitro y enloquece el estadio. Minuto 65 y una vez más Ayron hace de las suyas, consigue una falta en el área para buscar la igualdad.

Al Minuto 67, el mismo Ayron como todo un goleador sediento pide la pelota y se acomoda frente al punto blanco del penal, toma carrera y ¡GOOOOL!, un remate por bajo, con fortaleza y precisión que vence al arquero rival y se mete por la parte baja del palo derecho. Millonarios empata el partido con gol de su goleador que en su debut, se estrena con gol.

Sobre el minuto 74, Gamero aprovechando la ocasión, mandó a la cancha a Juan Camilo Salazar, a Cristian el ‘Chicho’ Arango y le dio descanso a los goleadores. Pues se retiraban Ayron y Ortiz, ovacionados por la gente en el estadio.

Poco se le vió a Salazar, demostrando que aún se está en pretemporada, igual que Arango quien mostró algunas cosas interesantes, entre ellas, una jugada al minuto 82 que tuvo control, enganche y una excelente definición desde afuera del área; pero rebeldemente el balón dio contra el palo izquierdo, casi que en todo el ángulo y se escuchó el “Uhhhh” que ahogaba el grito de gol en Bogotá.

Minutos antes, sobre el 78′ volvía a jugar Stiven Vega después de varios meses por fuera debido a una lesión, igual que Eliser Quiñones, en quien Gamero demostró tener una amplia confianza depositada. Desde allí, el partido volvió a caer en lo mismo de los primeros minutos, disputado y muy medular, con dos equipos que parecían satisfechos con el empate ya que el esfuerzo físico cobraba factura.

Se finalizó el juego con un estadio completamente lleno y en paz, que le dió la apertura a la pretemporada con un digno espectáculo.

Cosas por corregir como lo manifestó el equipo en cabeza de Gamero, pero también cosas que rescatar y ante el aliento de su gente, una vez más Millonarios saltará a la cancha en la segunda fecha de este torneo ante su eterno rival de patio, Independiente Santa Fe, buscando consolidarse cada vez más en la chancha para lograr los objetivos.

Pero, una tarde noche de domingo, volvió el fútbol a Bogotá, volvió MILLONARIOS a jugar.

 

Michael Anzola Solano

@Michael_Anzola1