Home > NOTICIAS > MILLONARIOS HOY > COPA SUDAMERICANA > UNA NOCHE PARA SOÑAR EN SUDAMERICANA

UNA NOCHE PARA SOÑAR EN SUDAMERICANA

Un juego que comenzó duro, cerrado y finalmente termino abierto y con posibilidad de una goleada histórica.

General Diaz necesitaba salir y proponer el gol de visitante, ahora bien, no se traicionó a si mismo ni a los viejos cánones del fútbol paraguayo, salió a la grama a esperar y especular con la propuesta que Millonarios les planteara. Los primeros minutos el juego estuvo duro y cerrado, Hauche fue el primero en intentar, pero el balón lo controlo el guardameta visitante, después intento Carrillo con la misma suerte y luego le siguieron Ayron Ovelar y Marrugo. El equipo albiazul llegaba una y otra vez mientras los paraguayos esperaban la contra y ya cuando parecía que Millonarios no podía reventar el cero, llego ese centro fenomenal que sobra a Ovelar y su marcador y termina capitalizando Hauche con un golpe de hombro que vence al arquero visitante.


A pesar de eso el equipo visitante no reacciono y siguió en su mismo plan de espera hasta que llego la soberbia definición de Ovelar para el 2 a 0, única circunstancia que logro hacer mover al visitante sin abandonar su típica especulación paraguaya.

El segundo tiempo Millos lo domino a placer, jugo con la necesidad del rival que arriesgó un poco más y al hacerlo le brindo a Millos los espacios que no tuvo en los primeros 45 y ahí fue la feria del desperdicio; un partido que queda 4 a 0 pero que fácilmente pudieron ser 7, 8 o 9, tratar de mencionar cuales jugadores tuvieron aproximaciones de gol seria más repetitivo que mencionar a los que no la tuvieron. Al final un borbollón en el área para un fuerte disparo de Ayron se concretó en el tercero y una gran definición de Mackalister en el área luego de una contra fueron el broche de oro y una ejecución más que benevolente y piadosa de Millonarios con su rival, que por supuesto devolvió la sonrisa a su hinchada y que hace llegar con mucho ánimo y confianza a enfrentar al Cali el próximo fin de semana.


Pasaran los días, el embajador se hará cargo del torneo local, pero la afición esperará con muchas ganas ese doble clásico intenso y emocionante que se avecina con su eterno rival de patio en la próxima ronda de la Copa Suramericana.


Por ahora una gran carita feliz de quien escribe esta nota y de toda la gran hinchada de Millos que, como es costumbre rompió la garganta en el estadio y también gran saludo a los que acompañaron en la distancia, unidos somos fuertes.