MILLOS: SI LA VUELTA VAMOS A DAR…

“Si la vuelta vamos a dar, te pido que alentemos un poquito más” es uno de los cantos de la hinchada embajadora. Y es verdad, la gente en el estadio tiene que apoyar un poco más, y no cuando el equipo esté ganando, esa es la fácil y la hacen todos.

Cuando los momentos sean duros y el rival más difícil es cuando se debe sentir el verdadero aliento a los jugadores. En vez de una recriminación por alguna falla, una voz de aliento, una palmada en la espalda, la hinchada y el equipo son como dos grandes amigos. Es cierto, hay cosas de nuestro mejor amigo que nos molestan, pero por eso no le damos la espalda, sino que ponemos la cara por él si es necesario.

En busca de la estrella

Millonarios, en los últimos años, se ha quedado dos veces en semifinales, en el 2014, bajo el mando de Juan Manuel Lillo, fue Junior el que nos sacó en la tanda de penaltis, luego de dos empates sin goles, y después de haber superado a Equidad en la fase de cuartos de final y de haber hecho una buena campaña en la fase todos contra todos, al terminar segundos.

En el 2015 la batuta la tenía Ricardo Lunari, al igual que con Lillo, a algunos les gustaba a otros no, lo cierto es que nuevamente llegamos a la semifinal del torneo luego de haber eliminado de los ocho al clásico rival y de superar en cuartos a Envigado, los penaltis volvieron a dictar sentencia y fue Cali el que llegó al juego definitivo y a la postre sería campeón.

Lo que ha venido después de esas actuaciones es lo preocupante, porque en vez de sumar se ha restado, en 2014 se fue Dayro Moreno y el equipo se quedó sin gol, al igual que en 2015, cuando el goleador Fernando Uribe se fue para México y sus goles se sintieron más de lo esperado. Campañas paupérrimas que terminaron con el alejamiento de los técnicos de turno.

La hora definitiva

En remplazo de Lunari llegó el uruguayo Rubén Israel, del gusto de unos, otros no comulgan con sus planteamientos, los resultados lo avalan, al haber derrotado a los rivales que la hinchada quiere vencer, mantener a Millonarios en los primeros lugares y lograr sin mayores inconvenientes la clasificación, una defensa sólida ha sido la base del buen rendimiento del equipo, Vikonis en el arco, Cadavid y Henao se han complementado en defensa, Lewis, Machado y Quiño siempre aportan por las bandas. Blanco y Robayo han sido los bastiones del medio campo, Silva y Estrada son unos maestros con el balón en los pies, la entrega de Maxi es indiscutible y Rangel mantiene una cuota anotadora importante.

El técnico uruguayo también tiene en el banco de donde echar mano, ´Manga’ Escobar y Agudelo en ataque, Henry Rojas, Yulián Mejía, Rafa Carrascal son obreros en la media cancha, y los jóvenes Vega, Díaz, Barreto, pueden ingresar en cualquier momento sin desentonar.

Tal vez no es la mejor nómina de nuestro fútbol, pero sí está entre las mejores, nuestros jugadores tienen las condiciones de pelear mano a mano con cualquiera, pero en los partidos definitivos siempre hay que dar un poco más, para que no nos pase lo de 2014 y 2015, donde quedamos muy cerca de la final, ante Junior no pudimos hacer diferencia en El Campín, luego de un gran empate en Barranquilla; contra Cali, el balón no nos quiso entrar porque opciones se crearon.

La unión y camaradería de los jugadores dentro y fuera de la cancha se transmite, desde el comienzo manifestaron su deseo de pelear siempre en los primeros puestos y lo han logrado, el siguiente objetivo es pelear el título y estamos seguros que lo van a hacer con la entrega que los caracteriza.

Israel y nuestros jugadores son los primeros que deben mentalizarse para dar ese plus en las finales, que les permita llegar a la gloria y hacerse un lugar en la historia del Club más importante del país, nadie nos puede ganar por correr más, nadie nos puede ganar por no estar concentrados los 95 minutos, nadie nos puede ganar por perder la cabeza en un momento determinado, nadie nos puede ganar porque se va a pelear cada balón como si fuera el último, porque esta vez no vamos a dejar que los penaltis decidan quién es el mejor, porque talento hay de sobra en toda la plantilla, y los hinchas van a dejar sus gargantas en las tribunas y van a apoyar a cada uno de los que porten el uniforme azul y blanco, no hay mañana para lograr la gloria, la oportunidad es hoy, es este campeonato.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.